• BiuNewsbytePhotoOctober2015a.jpg
  • Campus_Ramat_Gan.jpg
  • DSC00137.jpg
  • DSCN8738.jpg
  • DSCN8753.jpg
  • DSCN8791.jpg
  • Edificio_Jim_Joseph.jpg
  • Estudio_de_Tora.jpg
  • HonorisCausa20151.jpg
  • JULY2018.jpg
  • NB042018.jpg
  • NB042018b.jpg
  • NB0717A.jpg
  • NB092017A.jpg
  • NB092017BES.jpg

NewsBytes April 2019 a

Un nuevo estudio revela que durante las horas del sueño se realiza una tarea de limpieza y reparación en las células del cerebro, donde durante el día se acumulan fragmentos rotos de ADN. "Creo que esta es una de las razones por las cuales necesitamos dormir", explica Lior Appelbaum, investigador de la Universidad Bar-Ilan. "Un periodo de desconexión nos da tiempo para limpiar todo para el día siguiente, para permitirnos empezar de cero antes de ocuparnos otra vez durante la vigilia", explicó.

Appelbaum y David Zada pensaron que si el sueño había evolucionado en todos los organismos que tienen un sistema nervioso, podría trabajar en el nivel de cada neurona. Para observarlo, hicieron modificaciones genéticas al “danio cebra”, un pez transparente, de manera tal que los cromosomas de sus neuronas tuvieran etiquetas químicas de colores. Con un microscopio especial observaron las células mientras el “danio cebra” estaba despierto y mientras dormía.

Durante las horas diurnas los cromosomas no se movían mucho; hilos rotos de ADN se acumulaban en las neuronas, como parte del desgaste natural de la vida. Al dormir, en cambio, los cromosomas mostraban actividad y cambiaban de forma, mientras que se reducía drásticamente la cantidad de ADN descartado. La misma dinámica se observó cuando se privó de sueño a los peces y cuando se los indujo a dormir con drogas.

Los investigadores registraron imágenes 3D con desarrollo en el tiempo para estudiar el pez. Pudieron así observar la resolución en cromosomas individuales, y por primera vez demostraron que las neuronas necesitan el sueño para su mantenimiento. Tras haber analizado el fenómeno en el “danio cebra” —que, además de ser transparente, tiene un cerebro de características comparables a las del cerebro humano—, los investigadores esperan estudiar ratones para ver si el movimiento de los cromosomas y la reparación del ADN es similar a los ciclos de vigilia y sueño en mamíferos.

NewsBytes march 2019

La Prof. Rachela Popovtzer de la Universidad Bar-Ilan, realiza un estudio para desarrollar un marcador radioactivo, basado en nano partículas, para la detección de cáncer. El objetivo de esta investigación es facilitar, por primera vez la distinción entre tumores e inflamación.

El método de imagen más común para diagnosticar y controlar el cáncer hoy en día es la tomografía por emisión de positrones (PET) utilizada con material de contraste radioactivo fluorodesoxiglucosa (FDG). Sin embargo, FDG proporciona altas tasas de falsos positivos, lo que lleva a falsas observaciones terapéuticas y costos elevados para los sistemas de atención médica.

El principal problema es que la prueba no solo puede detectar tumores, sino también inflamación, lo que dificulta la diferenciación entre tumores cancerosos e inflamación.
"La tecnología que estamos desarrollando es importante porque permitirá a los médicos realizar un mejor diagnóstico", dijo la Prof. Popovtzer "Otra ventaja es que se usará en centros de PET / CT existentes y se basará en el equipo que ya está en funcionamiento, por lo que es muy económico".

NewsBytes Spanish july b 2018

La Universidad Bar-Ilan en Ramat Gan, Israel, se está embarcando en su programa de contratación de docentes más ambicioso hasta la fecha. Planea reclutar 100 nuevos investigadores en la próxima década para puestos académicos en los campos de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas, más comúnmente conocido como STEM. La universidad ha cultivado estas disciplinas, incluido el campo relacionado de la medicina, en respuesta a las necesidades económicas, científicas, de seguridad y de salud del estado judío.

Una delegación de profesores de Bar-Ilan comenzó el proceso de reclutamiento esta semana en los Estados Unidos, donde se han reunido con científicos, médicos e ingenieros israelíes que son candidatos potenciales para puestos en Israel. En una serie de ferias de empleo, los

profesores están llevando a cabo entrevistas personales con ellos. Se espera que asistan casi 100 candidatos preseleccionados.

Los miembros de la delegación de Bar-Ilan incluyen a la profesora Shulamit Michaeli, vicepresidente de investigación y antigua decano de Mina y Everard Goodman, Facultad de Ciencias de la Vida; la profesora Sharon Ruthstein del departamento de química; el profesor Alex Fish de la facultad de Ingeniería, quien encabeza la pesquiza de la nanotecnología y el Centro de Impacto para el Diseño de Circuitos a Nanoescala y Sistemas Integrados que se establecerá próximamente; y el profesor Yonatan Aumann, jefe del departamento de ciencias de la computación.

Las ferias se organizan en asociación con la organización ScienceAbroad y en cooperación con el Ministerio de Inmigración y Absorción, están teniendo lugar en los centros de ScienceAbroad en Washington, D.C .; Nueva York; Bostón; Los Angeles; San Diego; y Stanford y Berkeley en California.

En 2006, la Universidad Bar-Ilan lanzó un programa llamado “Returning Scientists” para reclutar científicos israelíes de prestigiosas entidades académicas en el extranjero. Estos científicos que regresaron se unieron a la Facultad de Medicina Azrieli de la universidad; a la

Mina y Everard Goodman Facultad de Ciencias de la Vida; a la Facultad de Ingeniería Alexander Kofkin; y los departamentos de química, informática, física y matemáticas.

Vinieron de instituciones tan elitistas como la Universidad de Harvard, la Universidad de Stanford, la Universidad de Yale, el Instituto de Tecnología de Massachusetts, los Institutos Nacionales de Salud, ETH-Zurich y otros.

Universidad Bar Ilan reclutara más de 100 científicos en EE. UU.

 

NewsBytes portuguese july 2018 1El Alzheimer, que afecta a unos 47 millones de personas en todo el mundo, sigue siendo por ahora un trastorno cerebral irreversible y mortal. La vacuna desarrollada por el doctor Eitan Okun, se centra en la proteína beta-amiloide, que se acumula en el cerebro de las personas que sufren esta enfermedad mortal. La mayoría de las vacunas funcionan mediante el desarrollo de una respuesta inmune a un patógeno debilitado para aumentar la capacidad del sistema inmunológico para combatir al verdadero patógeno. La vacuna de Okun prepara al organismo para atacar las acumulaciones de proteína beta-amiloide en el cerebro, uno de los signos característicos del Alzheimer.

“Dependiendo del índice de éxito y los efectos secundarios de las pruebas [con humanos], podremos saber cuánto tiempo necesitaremos para que la vacuna esté en el mercado a escala mundial. Estoy convencido de que enfocarnos en la vacunación es el camino para seguir con las enfermedades neurodegenerativas”, dice Okun. Además de la vacuna, está investigando nuevas formas de diagnosticar el Alzheimer en fases más tempranas y de forma más precisa por medio de tecnologías avanzadas de resonancia magnética para detectar los signos iniciales de grupos de proteínas amiloides acumuladas en el cerebro.

Okun obtuvo su maestría y doctorado en inmunología en la Universidad Bar-Ilan y recibió una beca para su posdoctorado en los Institutos Nacionales de Salud de los Estados Unidos. Es profesor en la Facultad Mina y Everard Goodman de Ciencias de la Vida, ambos de Bar-Ilan.

Además de la vacuna, aconseja una combinación de ejercicio físico y estimulación ambiental para ayudar a que el cerebro evite el Alzheimer, lo que aumenta y fortalece las conexiones de las espinas dendríticas que intervienen en nuestra capacidad para generar recuerdos. “En nuestro laboratorio usamos técnicas multidisciplinarias para alcanzar dos objetivos: identificar los mecanismos neuronales asociados con el deterioro cognitivo leve y, al mismo tiempo, buscar indicadores que permitan que los médicos identifiquen los pacientes en riesgo para que puedan así recibir el tratamiento preventivo para la demencia antes de que sea demasiado tarde”, dijo Okun.

“Nuestro desafío es encontrar las pistas en la biología molecular y la bioquímica del cerebro que indican que hay un problema y que también nos darían posibles objetivosen los cuales centrarnos para intervención farmacológica temprana”.